El codo es la articulación que une el brazo con el antebrazo. Una luxación se produce cuando los huesos del brazo (húmero) pierden contacto con los huesos del antebrazo (cúbito y radio). Esta articulación es sumamente estable. Cuando se produce una luxación, además de la distensión o ruptura de ligamentos, también existe una fractura de alguno de sus huesos en el 30% de los casos.

La luxación del codo es la luxación más frecuente en los niños, y ocupa el segundo lugar en frecuencia entre los adultos, luego de la luxación de hombro.

Causas de luxación de codo

Cerca de la mitad de estas lesiones son consecuencia de accidentes deportivos, entre los 25 y 30 años. Existen distintos tipos de luxación de codo siendo la más frecuente la luxación posterior, como consecuencia de un traumatismo con el codo en hiperextensión.

 

Síntomas de la luxación de codo

Los síntomas más frecuentes luego de una luxación de codo son: dolor intenso alrededor de la articulación, incapacidad para moverlo, edema importante, deformidad grosera y en ocasiones palidez de la piel. Es una verdadera emergencia. Rara vez se producen lesiones nerviosas.

 

Tratamiento

Ante la sospecha de una luxación de codo se debe tratar de inmovilizar la articulación en la posición en la que se encuentra, colocar hielo en forma inmediata y trasladar al paciente a un centro médico. Si no se es medico hay que evitar intentar realizar maniobras de reducción, ya que pueden existir lesiones asociadas que podrían agravarse.

El médico le realizará un examen completo de la articulación, que incluirá un examen neurovascular, y le pedirá una radiografía para determinar el tipo de luxación, y de acuerdo a esto procederá a las maniobras de reducción. Se le administrarán calmantes potentes, sedativos o incluso anestesia general. Una vez reducida la articulación se la inmovilizará por un período de 7 a 10 días.

Una vez cumplido el período de inmovilización se comenzará con la rehabilitación, que demandará un tiempo distinto según cada paciente y tipo de lesión. Es posible que como secuela de la luxación de codo persista una disminución del movimiento de la articulación, sobre todo pérdida de la extensión. También puede ocurrir que los ligamentos no cicatricen correctamente y persista una cierta inestabilidad, si éste fuera el caso su médico le aconsejará una cirugía para ajustar la articulación.

ARTICULOS SIMILARES