El Herpes Zóster es una infección causada por el mismo virus que causa la varicela. Este virus se llama Varicela Zóster. Una persona no puede tener Herpes Zóster a menos que haya tenido una infección previa con varicela (normalmente cuando era niño).
Millones de personas se ven afectadas cada año en todo el mundo.
Esta infección es más común en personas mayores de 60 años de edad, pero puede afectar a personas más jóvenes.

 

¿Cómo ocurre?

Luego de haber padecido varicela, el virus no se destruye por completo sino que permanece alojado en los ganglios de los nervios (cerca de la médula espinal) y queda latente (inactivo). Más adelante, si el virus se reactiva aparece la sintomatología del Herpes Zóster.

No se sabe a ciencia cierta por qué se reactiva el virus. Aparentemente, el virus se puede reactivar si el sistema inmunológico se debilita.

Las siguientes condiciones están asociadas a un sistema inmunitario débil:

  • Infección por VIH
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Cirugía
  • Otras enfermedades, trauma y estrés pueden ser factores desencadenantes.
  • El estrés emocional también parece ser una causa común del Herpes Zóster.

El primer signo del Herpes Zóster es con frecuencia una sensación de ardor, dolor agudo, cosquilleo o adormecimiento en o debajo de la piel, en un costado del cuerpo o de la cara. El lugar más común es en la espalda o la parte superior del abdomen.

Después de varios días notará un sarpullido de pequeñas ampollas llenas de un fluido transparente sobre su piel enrojecida. En un plazo de 3 días después de la aparición de las ampollas, se tornarán amarillas y luego se secarán y formarán costras. En las 2 semanas siguientes las costras se caerán, dejando a veces cicatrices pequeñas en forma de hendiduras.

Como las ampollas tienden a seguir el recorrido de los nervios, en general forman una línea, extendiéndose desde la espalda, o un costado, hasta el abdomen, en un solo lado del cuerpo.
La “culebrilla” en general no cruza el centro del cuerpo.

El sarpullido también puede aparecerle en un lado de la cara. Algunas personas sufren de inflamaciones e infecciones de los ojos.

 

¿Cuánto duran los síntomas?

El sarpullido del Herpes Zóster cicatrizará en 1 a 2 semanas, y el dolor o la irritación en general desaparecerá en un plazo de 3 a 5 semanas.

Si el virus daña un nervio, puede sentir dolor, entumecimiento o cosquilleo durante meses o aun años después de que desaparezca el sarpullido. Ésta es una complicación llamada neuralgia postherpética.

 

¿Es contagioso el  Herpes Zóster?

Una persona que no ha tenido nunca varicela puede contagiarse de varicela si se expone al fluido que está en las ampollas del Herpes Zóster. Las infecciones de Herpes Zóster son mucho menos contagiosas que las infecciones de varicela, porque la varicela se puede contagiar por el aire. El virus del Herpes Zóster se contagia sólo por contacto con el fluido de las ampollas. Se puede contagiar por contacto directo con una ampolla o con el fluido, o por contacto indirecto, como con una toalla.
Si usted tiene Herpes Zóster, evite el contacto con bebés, niños, mujeres embarazadas y adultos que nunca han tenido la varicela, hasta que las ampollas estén completamente secas.

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico del Herpes Zóster se basa principalmente en la apariencia de las lesiones y en la presencia de dolor antes que aparezca la erupción.

El tratamiento está dirigido a calmar el dolor mediante analgésicos y en algunas ocasiones se administran drogas antivirales que ayudarán a acortar la duración y la gravedad de la afección. Pero para que sean eficaces, deben empezar a tomarse lo más pronto posible después de que aparezca el sarpullido. Esto es particularmente importante cuando el Herpes Zoster asienta sobre la región ocular.

Por lo tanto si usted cree tener Herpes Zóster consulte con su médico tan pronto como sea posible.

ARTICULOS SIMILARES