¿Qué es?

Es una patología que se caracteriza por la aparición brusca de lesiones eritematosas, dolorosas, inicialmente distribuidas de forma simétrica en cara y tronco, aunque luego se puedan extender hacia las extremidades.  Posteriormente presenta necrosis y desprendimiento de la epidermis que produce ampollas flácidas con despegamiento de amplias zonas epidérmicas. Los agentes implicados más frecuentemente son: sulfamidas, anticonvulsionantes, antinflamatorios no esteroideos, alopurinol y clormezanona.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de los enfermos con lesiones extensas debe realizarse en unidades especializadas, unidades de quemados o cuidados intensivos. Debe evitarse el empleo de vendajes adhesivos por el daño y dolor que se produce al despegarlos. Se debe eliminar el fármaco causal, reponer liquidos y electrolitos.