¿Qué es?

Es una neoplasia que se desarrolla en un tipo de glóbulo blanco llamado célula plasmática. Las células plasmáticas sirven para combatir infecciones porque crean anticuerpos que reconocen y atacan a los microorganismos.

El mieloma múltiple cialis 20mg hace que se acumulen células cancerosas en la médula ósea, donde llegan a superar en cantidad a los glóbulos sanguíneos sanos. En lugar de producir anticuerpos útiles, las células cancerosas elaboran proteínas anormales capaces de provocar problemas renales, interferir en las propiedades de la sangre y favorecer el desarrollo de infecciones. Además, el exceso de células plasmáticas puede lesionar los huesos que contienen médula ósea  y llegar a desplazar a las células normales de la médula ósea.

El mieloma múltiple constituye la neoplasia de células plasmáticas más frecuente. Suele afectar predominantemente a personas de edad avanzada, siendo la media de edad 65 años.

Síntomas

El principal síntoma son los dolores óseos, que presentan el 75% de los pacientes. Pueden aparecer en cualquier localización pero los más frecuentes son los que se inician en la columna vertebral y en las costillas. Otras posibles manifestaciones  son consecuencia de la falta de glóbulos rojos: cansancio, debilidad, palpitaciones, mareos o de la alteración del normal funcionamiento de las plaquetas: fácil aparición de hematomas, sangrado de nariz o encías. Además, pueden existir pérdida de peso, infecciones frecuentes, fracturas óseas sin una causa evidente y, en ocasiones, la aparición de verdaderos tumores de células plasmáticas (plasmocitomas).

El 80% de los pacientes de mieloma múltiple presentan osteoporosis, o fracturas óseas en el momento del diagnóstico. Las regiones afectadas con más frecuencia son: el cráneo, la columna vertebral, las costillas, el esternón, la pelvis y los huesos largos como el fémur. Algunos pacientes  presenta insuficiencia renal en el momento del diagnóstico.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la demostración de una cantidad anormalmente elevada de una determinada inmunoglobulina en la sangre o en la orina y un exceso de células plasmáticas en médula ósea. Para ello deberán efectuarse diversas extracciones de sangre y punción de médula ósea . De igual modo, deberá analizarse la orina de 24 horas para valorar si la mencionada inmunoglobulina anómala está presente y en qué cantidades.

Radiografías de todos los huesos del esqueleto para ver si han sido dañados por la enfermedad. Otras alteraciones  frecuentes en esta enfermedad son el aumento de la creatinina (insuficiencia renal) y del calcio plasmático, anemia y plaquetopenia moderadas.

Tratamiento y Pronóstico

A las personas con casos leves de la enfermedad o con un diagnóstico dudoso normalmente se las monitorea de cerca. Algunas personas presentan una forma de mieloma múltiple de desarrollo lento (mieloma múltiple asintomático) que tarda años en causar síntomas.

En la actualidad existe consenso en que un paciente con mieloma múltiple sólo debe tratarse si existen alguno de los siguientes síntomas: hipercalcemia, insuficiencia renal, anemia o lesiones óseas

En caso de requerir tratamiento, en los pacientes de menos de 70 años, éste se basará en quimioterapia intravenosa clásica, asociada o no a uno o varios de los nuevos agentes (bortezomib, lenalinomida o talidomida), y seguida de un trasplante autólogo de médula ósea.

La finalidad del tratamiento es siempre frenar la evolución de la enfermedad y mejorar los síntomas ya que, lamentablemente, ninguno de ellos permite su curación. De todas maneras, más de la mitad de los pacientes logra la desaparición de todos los síntomas (remisión completa) o bien de parte de ellos (remisión parcial).

El único tratamiento del mieloma múltiple con posibilidades curativas es el trasplante alogénico de progenitores hematopoyéticos (a partir de un donante compatible).