¿Qué es?

La enfermedad por inclusiones citomegálicas es una infección generalizada, si bien en la mayoría de los casos es asintomática o poco sintomática, existen casos de encefalitis fetal con daños irreversibles. El virus se ha visto asociado con una enfermedad semejante a la mononucleosis en individuos previamente sanos o que recibieron transfusiones de sangre.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas?

Infección congénita: Los sintomas más frecuentes son :aumento del tamaño del hígado y el bazo, ictericia, púrpura, microcefalia, calcificaciones cerebrales y coriorretinitis. La cuadriplejia espástica o hipotónica se las ve en los casos más severos.

Infección adquirida:  A menudo es inaparente, aunque puede producir, tos paroxística, neumonías, exantema petequial y aumento del tamaño del hígado y el bazo, con pruebas  hepáticas ligeramente anormales. También se acompaña de malestar general, fiebre, faringitis, cefalea y dolor abdominal. Se puede ver habitualmente linfocitosis atípica.

Infección post- transfusional: Hay otro grupo de pacientes que se contagian de citomegalovirus por vía transfusional y experimentan malestar general fiebre, escalofríos y nauseas. La enfermedad se denomina mononucleosis post transfusional.

La infección por citomegalovirus ha sido asociada a enfermedad hemolítica autoinmune, lesiones ulcerativas digestivas, con sangrado, neumonia, trombocitopenia y púrpura por disminución de plaquetas.

¿Cuál es el tratamiento?

No existe un tratamiento efectivo, el lavado de manos y uso de batas como preventivo, frente a los pacientes con citomegalovirus, son las únicas medidas preventivas de contagio. Aún no exixten antivirales, capaces de erradicar del organismo el virus.

ARTICULOS SIMILARES