¿Qué es?

la esclerodermia es una enfermedad que consiste en la acumulación de tejido similar al cicatricial en la piel y en otras partes del cuerpo. También daña las células que recubren las paredes de las arterias pequeñas.

Existen 2 tipos de esclerodermia: localizada, afecta solo la piel y sistémica que afecta los vasos sanguíneos y los órganos internos, además de la piel.

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune donde el sistema cheap nfl jerseys inmunitario ataca por error y destruye el tejido saludable del organismo. Afecta en general a personas de 30 a 50 años y es mas frecuente en mujeres.

Síntomas

La esclerodermia localizada afecta solo la piel de las manos y cara. Se desarrolla lentamente y en pocas ocasiones se propaga en el resto del cuerpo.

La esclerodermia o esclerosis sistémica puede afectar grandes zonas de la piel y órganos como el corazón, pulmón y riñones. Existen dos tipos principales: enfermedad limitada (Síndrome de CREST) y enfermedad difusa.

Síntomas cutáneos:

  • Síndrome de Raynaud: los dedos de las manos y los pies se tornan azulados o blancos en respuesta al frío
  • Rigidez y tensión en la piel de cara, manos y antebrazos
  • Pérdida de cabello
  • Piel facial tensa y con aspecto de máscara

Síntomas musculares:

  • Dolor articular
  • Rigidez e inflamación de los dedos
  • Atrofia muscular en manos

Síntomas digestivos:

  • Dificultad para tragar
  • reflujo gastroesofágico
  • Estreñimiento
  • Diarrea

Síntomas respiratorios:

  • Dificultad para respirar
  • Tos seca
  • Sibilancias

Diagnóstico

El médico debe estar alerta ante la aparición de tres signos de alarma: fenómeno de Raynaud, edemas en dedos de manos y ANAS (anticuerpos) positivos.

Ante la aparición de uno o varios de estos signos se debe derivar al reumatólogo que realizará pruebas diagnósticas. Entre ellas le solicitarán análisis de sangre, radiografía de tórax, electrocardiograma, pruebas de la función pulmonar y biopsia de piel para ayudara a identificar la enfermedad.

Tratamiento

No existe una cura para la esclerodermia. La esclerodermia localizada, a veces, desaparece por sí sola. El tratamiento, por lo general, se concentra en aliviar los síntomas y prevenir daños adicionales a la piel y a los órganos.