¿Qué es?

Los microorganismos que causan abscesos hepáticos, alcanzan este órgano por vía biliar (la más frecuente), vía venosa (a través del sistema portal) o desde infecciones propagadas desde el apéndice.

¿Qué gérmenes pueden estar involucrados?

La mayoría son provocados por bacterias intestinales, como la E.Coli, Estreptococos entéricos, Estreptococos anaerobios y Bacteroides.

¿Cuáles con los síntomas?

Los síntomas más frecuentes son:

  • Fiebre elevada intermitente con escalofríos
  • Dolor muscular generalizado
  • Dolor abdominal
  • Nauseas y vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Color amarillo de la piel y los ojos (ictericia)

En cuanto a los resultados de laboratorio provoca:

  • Aumento de glóbulos blancos
  • Aumento de enzimas hepáticas
  • Hemoultivos positivos (50%)
  • Aislamiento del germen (<40%)

¿Cómo se diagnostica?

Se tienen en cuenta los signos, síntomas y exámenes de laboratorio mencionados, junto con estudios por imágenes tales como ecografía y la tomografía que demuestran la presencia del absceso.

¿Cuál es el tratamiento?

Lo ideal es punzar la lesión, inicialmente con una aguja fina y si fluye pus, dejar un drenaje externo. También se debe administrar antibióticos según el germen que se identifique en sangre (hemocultivos) o en el contenido del absceso.