¿Qué es la hiperplasia prostática benigna?


La hiperplasia prostática benigna (HPB), es una enfermedad que afecta la próstata. La próstata es una glándula que se encuentra entre la vejiga (donde se almacena la orina) y la uretra (el conducto por el que pasa la orina). A medida que los hombres envejecen, la próstata aumenta de tamaño lentamente, haciendo presión sobre la uretra, lo que provoca que el flujo de orina pierda velocidad y fuerza.

¿Cuáles son sus síntomas?


La mayoría de los síntomas de la HPB comienzan en forma gradual e incluye a la necesidad de levantarse varias veces, por la noche a orinar, dificultad para comenzar a orinar y el goteo después de terminar de orinar. También es posible que el tamaño y la fuerza del chorro de orina disminuyan.
Estos síntomas también pueden ser provocados por otras enfermedades, por lo que deben ser descartadas. Informe a su médico si tiene alguni de estos síntomas.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo Hiperplasia Prostática Benigna?


Su médico recabará un historial completo de sus síntomas y posteriormente realizará un examen rectal. Para asegurarse de que su problema de próstata sea benigno, es posible que su médico necesite examinar una muestra de orina para detectar signos de infección. También es posible que su médico haga un análisis de sangre, una ecografía o una biopsia de la próstata.

¿Cuál es su tratamiento?


Una vez que su médico esté seguro de que sus síntomas son provocados por un crecimiento benigno de la próstata, puede recomendar un tratamiento. Sin embargo, es posible que su médico le sugiera que espere para ver si los síntomas mejoran. A veces, los síntomas leves mejoran por sí mismos. Otras veces se requiere tomar fármacos, que bloquean una hormona natural que hace que la próstata se agrande, pero no ayudan a todos los pacientes. Otra opción es la cirugía, que se considera el tratamiento más eficaz. Se utiliza en pacientes que tienen síntomas intensos y que persisten con síntomas después de haber agotado otros tratamientos.