¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común. Los dos tipos de cáncer de piel más comunes, el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular, tienen altas probabilidades de curación, pero pueden causar desfiguración y ser costosos. El melanoma, el tercer tipo de cáncer de piel más común, es más peligroso y causa la mayor cantidad de las muertes. La mayoría de estos tres tipos de cáncer de piel son provocados por la exposición a la luz ultravioleta (UV).

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de piel?

Las personas con ciertos factores de riesgo tienen más probabilidad que otras de contraer cáncer de piel. Los factores de riesgo varían de acuerdo al tipo de cáncer de piel, pero entre los factores generales se incluyen:

  • Piel clara.
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Antecedentes personales de cáncer de piel.
  • Exposición al sol debido al trabajo o a las actividades recreativas.
  • Antecedentes de quemaduras de sol, en especial, durante la infancia.
  • Antecedentes de bronceado en camas solares.
  • Piel que fácilmente se quema, enrojece o le salen pecas o que bajo el sol se siente adolorida.
  • Ojos azules o verdes.
  • Cabello rubio o pelirrojo.
  • Cierto tipo de lunares o numerosos lunares.

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de cáncer de piel?

Es importante protegerse de la radiación ultravioleta (UV) durante todo el año, no solo durante el verano o cuando se está en la playa. Usted puede recibir los rayos UV en días nublados o con neblina, al igual que en días soleados y despejados. Los rayos UV también se reflejan desde superficies como el agua, el cemento, la arena y la nieve. El bronceado en interiores (mediante el uso de camas, salas o lámparas solares) expone a los usuarios a la radiación UV.

Métodos fáciles para protegerse de la radiación UV:

  • Quédese en la sombra, en especial, durante las horas del mediodía
  • Use ropa que proteja sus brazos y piernas
  • Use un sombrero de ala ancha para cubrirse su cara, su cabeza, sus orejas y su cuello
  • Use gafas de sol que envuelvan el rostro y que bloqueen los rayos UVA y UVB
  • Use filtro solar con factor de protección solar (FPS) 15 ó más alto y con protección para ambos rayos UVA y UVB
  • Evite el bronceado en interiores

¿Cómo puedo proteger a mis niños del sol?

Tan solo unas cuantas quemaduras solares graves pueden aumentar el riesgo de que su hijo contraiga cáncer de piel en la edad adulta. Los niños no necesitan estar en la piscina, en la playa o de vacaciones para recibir demasiado sol. La piel de los niños debe estar protegida de los dañinos rayos ultravioleta (UV) siempre que los niños estén al aire libre.

Busque la sombra. La radiación ultravioleta es más intensa y perjudicial cerca del mediodía, así que durante esas horas es mejor planear actividades que no sean al aire libre. Si eso no es posible, hay que resguardarse bajo la sombra de un árbol, una sombrilla o una carpa. Estas precauciones son para prevenir las quemaduras solares, no para aliviarlas.

Cúbralos. Cuando sea posible, las camisas de manga larga y las faldas y los pantalones largos pueden proveer protección contra los rayos UV.

Póngales un sombrero. Los sombreros que cubren el rostro, la cabeza, las orejas y el cuello son fáciles de usar y ofrecen una protección excelente.

Haga que usen gafas de sol. Las gafas de sol protegen los ojos de su hijo de los rayos ultravioleta, que con el tiempo pueden causar cataratas..

Póngales filtro solar. Siempre que su hijo esté al aire libre, aplíquele filtro solar con un factor de protección solar o FPS de por lo menos 15 y que proteja contra los rayos UVA y UVB. Para gozar de una máxima protección, aplíquele al niño abundante filtro solar 30 minutos antes de salir al aire libre. No olvide aplicarle el filtro en las orejas, nariz, labios y en la parte superior de los pies.

ARTICULOS SIMILARES