La conjuntivitis es una de las afecciones del ojo más frecuentes en niños y adultos. Consiste en la inflamación de la conjuntiva (tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo). Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

¿Cuáles son sus posibles causas?

  • Virus
  • Bacterias
  • Alérgenos (como la caspa de las mascotas o los ácaros del polvo)
  • Sustancias irritantes (como el smog o el cloro de la piscina) que irritan la conjuntiva.

¿Cuáles son sus síntomas?


Los signos y síntomas de la conjuntivitis pueden variar pero, por lo general, incluyen:

  • Enrojecimiento o inflamación de la parte blanca del ojo o del interior del párpado
  • Aumento en la cantidad de lágrimas
  • Secreción blanca, amarillenta o verdosa
  • Picazón, irritación o ardor en los ojos
  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Sensación de tener arena en los ojos

¿Cuándo debo concurrir al médico?


La mayoría de los casos de conjuntivitis son leves y mejoran por sí mismos, incluso sin tratamiento. Sin embargo, ante los siguientes síntomas debe concurrir a su médico para recibir un tratamiento específico:

  • Dolor ocular moderado o fuerte
  • Sensibilidad a la luz o visión borrosa
  • Enrojecimiento intenso en el ojo
  • Pacientes con el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, pacientes con VIH o bajo tratamiento oncológico
  • Síntomas que empeoren o no mejoren
  • Afecciones prexistentes en los ojos que puedan ponerlo en riesgo de presentar complicaciones o una infección grave

¿Cómo puedo evitar la propagación de la conjuntivitis?


La conjuntivitis causada por virus o bacterias es muy contagiosa y se propaga fácil y rápidamente de persona a persona. La conjuntivitis que es causada por alérgenos o sustancias irritantes no es contagiosa, pero es posible que se produzca una infección secundaria por otros virus o bacterias que sean contagiosos. Usted puede reducir el riesgo de contraer o propagar la conjuntivitis si toma algunas medidas simples de cuidado personal:
Lávese las manos
Evite tocarse o frotarse los ojos
Evite compartir el maquillaje para los ojos y la cara