¿Qué es la hepatitis?

“Hepatitis” significa inflamación del hígado. El hígado es un órgano vital que procesa los nutrientes, filtra la sangre y combate infecciones. Cuando el hígado está inflamado o dañado, su función puede verse afectada. En la mayoría de los casos, la hepatitis es provocada por un virus. Los tipos más comunes de hepatitis viral son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. El consumo excesivo de alcohol, las toxinas, algunos medicamentos y determinadas afecciones médicas también pueden causar hepatitis

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad del hígado que es contagiosa y resulta de la infección por el virus de la hepatitis B. Cuando una persona se infecta, puede desarrollar una infección “aguda,” que puede variar en gravedad de una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma a una afección grave que requiere hospitalización. La hepatitis B aguda se refiere a los primeros seis meses después de que alguien ha estado expuesto al virus de la hepatitis B. Algunas personas pueden combatir la infección y eliminar el virus. En otras, la infección permanece y da lugar a una enfermedad “crónica” o de por vida. La hepatitis B crónica se refiere a la enfermedad que ocurre cuando el virus de la hepatitis B permanece en el cuerpo de la persona. Con el tiempo, la infección puede causar problemas graves de salud.

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

La hepatitis B generalmente se contagia cuando la sangre, el semen u otros líquidos corporales de una persona infectada por el virus de la hepatitis B entran en el cuerpo de alguien que no está infectado. Esto puede ocurrir a través del contacto sexual con una persona infectada o al compartir agujas, jeringas u otros equipos para inyectar drogas. La hepatitis B también puede ser transmitida de la madre infectada al bebé durante el nacimiento. La hepatitis B no se contagia a través de la leche materna, ni al compartir utensilios para comer, abrazarse, besarse, tomarse de las manos, toser o estornudar. A diferencia de algunas formas de hepatitis, la hepatitis B tampoco se contagia por medio de comida o agua contaminadas.

¿Se puede contagiar la hepatitis B a través de las relaciones sexuales?

La hepatitis B se contagia con más frecuencia a través del contacto sexual. El virus de la hepatitis B es entre 50 y 100 veces más infeccioso que el VIH y puede transmitirsea través del intercambio de líquidos corporales, como semen, flujo vaginal y sangre

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B aguda?

No todas las personas que tienen hepatitis B aguda presentan síntomas, en especial los niños pequeños. La mayoría de los adultos tienen síntomas que aparecen en un plazo de tres meses después de la exposición. Los síntomas pueden durar de algunas semanas a varios meses e incluyen:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Perdida de apetito
  • Nauseas
  • Vomitos
  • Dolor abdominal
  • Orina de color oscuro
  • materia fecal pálida
  • dolor articular
  • piel amarilla (ictericia)

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B crónica?

Muchas personas con hepatitis B crónica no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Aunque una persona no tenga síntomas, el virus se puede detectar en su sangre. Los síntomas de la hepatitis B crónica pueden tardar hasta 30 años en aparecer. El daño al hígado puede ocurrir de manera silenciosa durante este tiempo. Cuando los síntomas aparecen, son similares a la infección aguda y pueden ser un signo de enfermedad avanzada del hígado

¿Qué tan grave es la hepatitis B?

Con el tiempo, alrededor del 15% al 25% de las personas con hepatitis B crónica presentan problemas hepáticos graves, incluyendo daños al hígado, cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer de hígado.

¿Cómo se diagnostica y se trata la hepatitis B?

La hepatitis B puede diagnosticarse mediante análisis de sangre específicos que no son parte de los estudios de sangre que se realizan comúnmente durante los exámenes físicos regulares. Para la hepatitis B aguda, los médicos por lo general recomiendan descanso, una nutrición adecuada, líquidos y una estrecha supervisión médica. Es posible que algunas personas necesiten ser hospitalizadas. Aquellos que tienen hepatitis B crónica deben ser evaluados en busca de problemas hepáticos y deben ser monitoreados con regularidad. Aunque una persona no tenga síntomas o no se sienta enferma, aún se pueden presentar daños al hígado. Existen varios tratamientos nuevos que pueden mejorar significativamente la salud, y muchos retrasan o revierten los efectos de la enfermedad hepática.

¿Se puede prevenir la hepatitis B?

Sí. La mejor forma de prevenir la hepatitis B es a través de las vacunas.