¿Qué es la Insuficiencia Renal Aguda (IRA)?

Son muchas las definiciones que podemos encontrar para esta patología, aun no existe un consenso para definirla, pero lo que debemos tener en claro es que se trata de un deterioro brusco (días o semanas) de las funciones renales basales tras una causa desencadenante. De esta manera, afecta el equilibrio interno de nuestro organismo, lo que se manifista por la disminución de la producción de orina y aumento en nuestra sangre de productos de deshecho que normalmente eliminamos con ella.

Hay que diferenciarla de la enfermedad renal crónica que se caracteriza por una pérdida gradual de la función renal con el paso del tiempo.

¿Cuáles son las causas?

En general, las causas de IRA se clasifican como prerrenal, renal o postrrenal.

Causas Prerrenales:

Estas causas son comunes, siendo la principal la disminucion de la cantidad de sangre que circula por nuestro organismo dentro de los vasos sanguíneos. La fiebre, los vómitos y la diarrea pueden disminuir la cantidad de sangre que llega a los riñones. La deshidratación producida por cualquier causa, incluyendo los diuréticos, puede precipitar la IRA.

Enfermedades como la insuficiencia cardiaca, la insuficiencia hepática y el síndrome nefrótico disminuyen el volumen de sangre arterial, por lo tanto predisponen al fallo renal agudo.

Los antiinflamatorios no esteroideos (aspirina, ibuprofeno, diclofenac, ketorolac, etc) y los IECA (antihipertensivos como el enalapril) son causas conocidas de uremia prerrenal .

Causas Renales:

Se dan por disminución de llegada de sangre al riñón lo que, si se sostiene, provoca la muerte de las células renales, esta última también puede estar provocada por nefrotoxinas que dañan directamente al riñon como por ejemplo: fármacos, contraste utilizado en estudios de imágenes, etc.

Causas Postrrenales:

Lo que produce el fallo renal es la obstrucción de las vías urinarias que puede estar dada por un cálculo renal, un tumor que comprima o el agrandamiento de la próstata, entre otros.

¿Cómo se puede prevenir?

La National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) de los Estados Unidos, proporciona 5 consejos prácticos a la población para prevenir la aparición de IRA:

  1. Conocer los factores de riesgo de lesión renal aguda e informar a sus médicos, en particular los radiólogos, anestesiólogos y cirujanos, antes de someterse a cualquier procedimiento o examen. Los factores de riesgo incluyen: edad avanzada, mujer, raza negra, historia de la deshidratación, enfermedades crónicas del corazón y los pulmones, diabetes y enfermedad renal crónica.
  2. Evitar la deshidratación.
  3. Evitar el uso prolongado de medicamentos tóxicos renales tales como los utilizados para controlar el dolor, ej: diclofenac o ibuprofeno.
  4. Conocer los riesgos y beneficios de los estudios o pruebas médicas con medicamentos o medios de contraste que sean tóxicos para los riñones.
  5. Evitar los remedios en base a hierbas que se sabe son tóxicos para los riñones.
    Antes de tomar una decisión equivocada que pueda perjudicar a sus riñones, consulte a su médico ante cualquier sospecha de patología renal.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento más efectivo de la IRA es la prevención. En ciertas situaciones clínicas es posible prevenir el descenso de la filtración glomerular, como ocurre con el uso de aminoglucósidos (antibiótico), AINES (aspirinas, ibuprofeno, diclofenac, ketorolac) o medio de contraste radiológico. Sin embargo, la mayoría de las veces el daño ya esta establecido al momento de la evaluación o simplemente no es posible prevenirlo. En estos casos lo primero que se debe hacer es control de la causa responsable lo que estará a cargo del equipo de salud, en algunos casos de difícil manejo. Si no se logra revertir el fallo renal es necesario acudir a tratamiento de reemplazo renal, la diálisis.