Es una protuberancia, tumoracion en la glándula tiroides, la cual está localizada en la base del cuello.

Ocurren en un 15% de la población adulta y por palpación en un 10-41%. La prevalencia se incrementa con la edad, y prácticamente el 90% de los casos se pueden encontrar en mujeres mayores de 60 años

Causas y Factores de Riesgo

Los nódulos tiroideos son neoplasias de células en la glándula tiroidea y pueden:

  • No ser cáncer (benignos) o ser cáncer de tiroides.
  • Estar llenos de líquidos (quistes) o componerse de células de la glándula tiroidea.
  • Ser un nódulo o un grupo de nódulos pequeños.

Los nódulos tiroideos son más comunes en las mujeres que en los hombres y las posibilidades de desarrollarlos se incrementan con la edad.

No siempre se encuentran las causas de los nódulos tiroideos, pero pueden ser secundarios a:

  • Enfermedad de Hashimoto
  • Deficiencia de hierro en la alimentación

Signos y Síntomas

La mayoría de los nódulos tiroideos son asintomáticos.

Los nódulos grandes pueden ejercer presión contra otras estructuras en el cuello, provocando síntomas como:

  • Bocio o una glándula tiroides agrandada o tumoraciones en el cuello
  • Ronquera o cambio de la voz
  • Dolor en el cuello
  • Dificultad respiratoria
  • Dificultad para deglutir

Los nódulos que producen hormonas tiroideas, se los denomina “nódulos calientes” es mas esperable que generen clínica de hipertiroidismo, como:

  • Piel pegajosa, humeda y fría
  • Pulso acelerado, taquicardia, palpitaciones
  • Aumento del apetito
  • Nerviosismo, imposibilidad para poder dormir
  • Inquietud
  • Rubor o sofoco de la piel
  • Pérdida de peso

Los nódulos tiroideos se encuentran algunas veces en personas que padecen la enfermedad de Hashimoto, que va a presentar clínica de hipotiroidismo como:

  • Piel seca, sequedad de cabello
  • Uñas frágiles
  • Intolerancia al frio
  • Hinchazón facial
  • Fatiga, desgano
  • Pérdida del cabello
  • Intolerancia al frío
  • Aumento de peso involuntario

Diagnóstico

Con mucha frecuencia, los nódulos son asintomáticos. Los médicos encontrarán nódulos tiroideos sólo durante un examen físico de rutina o exámenes imagenológicos que se realizan por otra razón, por lo que reciben el nombre de “incidentalomas”. Sin embargo, los nódulos tiroideos que son tan grandes que se sienten durante un examen físico ocurren en pocas personas.

Si el médico encuentra un nódulo o usted tiene síntomas de tener uno, se pueden hacer los siguientes exámenes:

  • Nivel de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), T3 y T4L, que de acuerdo a la función del nódulo pueden encontrarse alteradas en mas o en menos.
  • Ecografía de tiroides: nos sirve para valorar características del nodulo: si es sólido, quiste, si tiene tabiques, etc
  • Gammagrafía de la tiroides: nos indicara si dicho nódulo es productor o no de hormonas tiroideas ( denominándose nódulos calientes o frios respectivamente)
  • Biopsia por aspiración con aguja fina guiada por ecografía, sirve para tomar material del nodulo y enviarlo a anatomía patológica quien podrá generalmente establecer características microbiológicas del mismo

Tratamiento

El médico puede recomendar la cirugía para extraer parte o toda la glándula tiroides si el nódulo:

  • Se cree que está produciendo demasiada hormona tiroidea.
  • Está causando síntomas como problemas para deglutir o respirar.
  • Se debe a un cáncer de tiroides.
  • No se puede diagnosticar como cáncer o no cáncer.

El tratamiento depende del tipo de nódulo tiroideo que tenga. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • No tratamiento. Si usted tiene nódulos no cancerosos, usted y su doctor pueden simplemente elegir monitorizar su condición mediante consultas regulares.
  • Terapia de supresión con hormonas tiroideas. Algunos doctores tratan los nódulos no cancerosos con levotiroxina, una forma sintética de la hormona tiroidea tiroxina. El objetivo de este tratamiento es disminuir el tamaño de los nódulos..
  • Yodo radioactivo. Su doctor puede usar yodo radioactivo para tratar nódulos tiroideos hiperfuncionantes y bocios multinodulares. El yodo radioactivo es absorbido en la glándula tiroides, causando que los nódulos disminuyan de tamaño. Las mujeres embarazadas o las mujeres que intentan estar embarazadas no deberían someterse a este tratamiento.
  • Cirugía. La cirugía para remover los nódulos es el mejor tratamiento para los nódulos que son cancerosos, que causan síntomas (por ejemplo, son tan grandes que causan dificultad para respirar o deglutir), y que son “sospechosos” (por ejemplo, no pueden ser diagnosticados como cancerosos o no cancerosos sin haber sido removidos quirúrgicamente y examinados)

 Pronóstico

Los nódulos tiroideos no cancerosos no son potencialmente mortales y muchos de ellos no requieren tratamiento. Los exámenes de control son suficientes.

El pronóstico para el cáncer de tiroides depende del tipo de cáncer y diseminación al momento del diagnostico.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si siente u observa una protuberancia o masa en el cuello o si experimenta cualquiera de los síntomas de un nódulo tiroideo.

Si usted ha estado expuesto a la radiación en las áreas de la cara o el cuello, consulte con el médico. Se puede realizar una ecografía del cuello para buscar nódulos tiroideos.

ARTICULOS SIMILARES