El cáncer de recto se estudia conjuntamente con el cáncer de colon, por lo que dicha patología es comúnmente llamada Cáncer Colorrectal. Específicamente el cáncer rectal seria la afectación neoplásica maligna de la ultima porción del colon. Se ha demostrado que dichas patologías provienen generalmente de lesiones denominadas pólipos, en la mayoría de los casos asintomáticos, por lo que su estudio y screening esta recomendado como método de detección precoz de dichas patologías. El cancer colorrectal es el segundo cancer en orden de frecuencia, precedido unicamente por el de pulmon.

Causas y factores de riesgo

La etiología del cáncer rectal es desconocida. Sin embargo debemos tener en cuenta que existen factores predisponentes y lesiones consideradas precancerosas:

Factores predisponentes:

  • Edad: entre los 40 y los 70 años
  • Sexo: es más frecuente en varones con una relación 2/1
  • Raza blanca
  • Antecedente de un familiar de primer grado (padre, madre, hermanos) con dicha patología.
  • Historia personal de cancer: Los individuos que previamente hayan sido diagnosticados y tratados por tener cáncer tienen un mayor riesgo que la población general de contraer cáncer colorrectal en el futuro.
  • Dieta. Los estudios demuestran que una dieta rica en carne y baja en frutas, vegetales, aves de corral y pescados aumenta el riesgo de cáncer colorrectal
  • Avtividad física: es más frecuente en personas con tendencia al sedentarismo
  • Obesidad
  • Consumo de alcohol
  • Tabaquismo.

 Lesiones precancerosas:

  • Póliposis hereditaria familiar
  • Poliposis multiple no familiar
  • Colitis ulcerosa
  • Adenoma velloso
  • Diverticulitis.

Signos y Síntomas

  • Cambios en los hábitos intestinales, es decir, alternancia entre periodos de constipación con periodos de diarrea.
  • Proctorragia, es decir, el sangrado rectal que puede acompañar a la defecación o ser independiente de esta, por lo general de color rojo oscuro y acompañando a la materia fecal.
  • Disconfort abdominal persistente, tales como distensión abdominal o eliminación de gases.
  • Sensación de evacuación incompleta luego de la defecación.
  • Debilidad y fatiga.
  • Pérdida inexplicada de peso.
  • Los tumores que asientan en la unión recto-sigmoidea (últimas porciones del colon, de menor calibre) puede experimentar un cuadro de dolor abdominal agudo por obstrucción y detención del transito intestinal.

Cabe aclarar que dicha sintomatología puede variar según la localización y características del tumor.

Diagnóstico

El medico en la consulta puede realizar:

  • Tacto rectal: Esta demostrado que más del 80% de los cánceres rectales son susceptibles de ser notados por el tacto, pudiendo evaluar algunas de sus características.
  • Examen general y abdominal: Para valorar si hay signos de anemia por la pérdida de sangre con materia fecal, signos de deshidratación en caso de diarrea, palpación de ganglios para evaluar su posible afectación.

A su vez puede solicitar los siguientes estudios:

  • Anoscopía, rectosigmoidoscopía y colonoscopía: todos estudios que permiten la visualización directa de la lesión y la toma de biopsias para su posterior estudio y diagnostico.
  • Radriografía de colon doble contraste: Para valorar las características de la lesión, permitir el hallazgos de pólipos, masas tumorales, estenosis, enfermedad diverticular, etc.
  • Ecografía abdominal: Para valorar principalmente el hígado por la posibilidad de lesiones metastásicas.
  • Tomografia axial computada: Para valorar la posiblidad de que el cáncer se haya  propagado al hígado o a otros órganos.

Estudios de laboratorio:

  • Análisis de sangre: para valorar la presencia de anemia por el sangrado y la función hepática por la tendencia de este tumor de metastatizar en dicho órgano.
  • Sangre oculta en materia fecal: Para detectar sangre invisible en los excrementos. Actualmente utilizada como método de screening para detección precoz del cáncer colorrectal.
  • Marcadores tumorales: como el antígeno carcinoembrionario (CEA). Si bien no es especifico de la patologia en cuestión es muy util para valorar respuesta al tratamiento y posibilidad de metástasis a distancia.

Complicaciones 

Abdomen agudo obstructivo:  por el crecimiento del tumor que ocluye la luz intestinal, desarrollando un cuadro de dolor abdominal agudo, distensión, falta de eliminación de gases y materia fecal, etc.

Abdomen agudo perforativo: Poco frecuente, el tumor en su crecimiento afecta la pared colónica provocando su perforación, permitiendo la llegada de material intestinal a la cavidad abdominal.

Ambas requieren de intervencion quirurgica de urgencia.

El cancer colorrectal puede diseminarse a distancia por las siguientes vias:

  • Directa: por contiguidad a la pared intestinal y a estructuras vecinas
  • Hemática: siendo el hígado el órgano más frecuentemente afectado.
  • Linfática: es la forma de diseminación más importante porque según la cantidad de ganglios afectados se decide el tamaño de la exéresis quirúrgica y posterior tratamiento adyuvante.
  • Siembra peritoneal: Cuando invade el peritoneo con nódulos, es de mal pronostico.

Tratamiento

El único tratamiento que supone la cura de dicha patología es la intervención quirúrgica con exéresis del mismo. El cirujano decidirá el tipo de intervención a llevar a cabo a través de una evaluación del paciente y de las características del tumor.

Existe también quimio y radioterapia como tratamiento coadyuvante.

Prevención

Generar cambios en el estilo de vida que prevengan los factores de riesgo, entre ellos:

  • Dieta variada, con variedad de vegetales, frutas y cereales.
  • Beber alcohol con moderación
  • Abandonar el hábito tabáquico.
  • Realizar ejercicio físico cotidianamente.
  • Mantener un peso de salud saludable.

A partir de los 50 años la Sociedad Americana del Cáncer propone los siguientes estudios para detección  precoz de pólipos y cáncer colorrectal:

Colonoscopia cada 10 años

Sangre oculta en materia fecal cada 2 años.

Según los factores de riesgo el medico puede sugerir realizarlos en intervalos más cortos de tiempo.