¿Qué es?


Una infección de las vías urinarias es aquella que se puede presentar en cualquier parte a lo largo de las vías urinarias.
Es causada por gérmenes, en general bacterias, que suelen ingresar a la uretra y luego a la vejiga, causando una infección.

Puede ser alta o baja.

La infección urinaria alta es la que compromete los riñones, suele ser mas grave y requiere de un tratamiento más intensivo. No suele presentarse en personas sanas.

La infección urinaria baja compromete la vejiga y la uretra. Es mas frecuente en mujeres que en hombres. En pacientes con enfermedades crónicas, ancianos o embarazadas puede ser seria y hasta requerir internación.

¿Cuales son los síntomas?


Los síntomas más frecuentes de una infección urinaria son:

  • Orina turbia oscura, con mal olor o sanguinolenta
  • Fiebre baja (no toda persona tendrá fiebre), generalmente la fiebre se presenta en las infecciones urinarias altas
  • Sensación de dolor o ardor al orinar
  • Sensación de necesidad imperiosa de orinar, pero no poder hacerlo
  • Presión o calambres en la parte inferior del abdomen (por lo general en la mitad) o en la espalda
  • Sensacion de necesidad de orinar más a menudo que lo habitual, incluso poco después de haberlo hecho
  • En ancianos o niños pequeños puede haber incontinencia (perdida involuntaria de orina

En caso de infecciones urinarias altas los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Escalofríos y temblores o sudores nocturnos
  • Sensación de malestar general
  • Dolor de costado, en la espalda o la ingle
  • Cambios mentales o confusión (en las personas ancianas, estos síntomas a menudo son los únicos signos de una infección urinaria)
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal intenso (algunas veces)

¿Cómo se trata?


El tratamiento es con antibióticos y el tiempo variará según la localización de la infección. Además se pueden recomendar fármacos para aliviar el dolor y la necesidad urgente de orinar y abundante ingestión de líquidos.

¿Cómo prevenirla?


• Ingerir mucho líquido.
• No retener la orina. Orinar cuando se sienta la necesidad de hacerlo
• Higienizarse de manera correcta de adelante hacia atrás después de las evacuaciones del intestino.
• No usar ningún producto que contenga perfumes en el área genital.
• Orinar antes de acostarse
• Orinar antes y después de mantener relaciones sexuales.
• Evitar el uso de ropa ajustada o protectores diarios.
• No utilizar diafragmas o preservativos con crema espermicida.
• Usar ropa interior de tela de algodón.

¿Cuándo se requieren exámenes complementarios?


Las infecciones urinarias en ciertos grupos como por ejemplo niños, niñas y adultos varones pueden requerir que se realicen estudios especiales para averiguar por qué se presentó la infección o para ver si hay algún daño al riñón.

A aquellas mujeres que presentan 3 o más infecciones del tracto urinario por año, se les puede recomendar comenzar un programa preventivo con antibióticos.