¿Qué es?

En pediatría la varicela es la infección eruptiva más frecuente entre los menores de 12 años. Es producida por el virus varicela zoster.

Se estima que sólo un 10% de la población adulta puede llegar a contraer la enfermedad. Esto demuestra no sólo el alto riesgo de contagio sino también el hecho de que muchos adultos no padecieron la enfermedad.

La gravedad de la varicela está relacionada con los síntomas generales y el número de lesiones. Además, las complicaciones por esta enfermedad aumentan con la edad.

El virus permanece en el cuerpo por años y puede volver a surgir más tarde a causa de una afección dolorosa llamada herpes zóster.

¿Cuáles son los síntomas?

Se manifiesta con la aparición de lesiones en todo el cuerpo. Son pequeñas ampollas que producen picazón. Por lo general, se acompaña de fiebre y somnolencia.

La varicela se da en forma leve, pero se aconseja estar alerta ante algunas manifestaciones, como por ejemplo infecciones severas de la piel, infecciones respiratorias y del sistema nervioso central, entre otras.

¿Cómo se previene?

Se recomienda que un niño con la enfermedad permanezca en su casa hasta que los síntomas desaparezcan, debido a que la infección es muy contagiosa.

Se recomienda el uso de vacuna antivaricela según indicación médica y de acuerdo a la evaluación de cada paciente, como por ejemplo a prematuros, pacientes con VIH, pacientes oncológicos, entre otros.