¿Qué es?

Es una cirugía segura y simple para los varones, donde se ligan o cortan los conductos que transportan los espermatozoides. Se puede hacer con anestesia local y sin internación.

Es un método anticonceptivo permanente para los varones que no quieren tener hijos o tomaron la decisión de no tener más.

No protege del VIH/sida ni de otras infecciones de transmisión sexual.

Una vez realizada la vasectomía, el líquido que se expulsa en la eyaculación (semen) conserva su aspecto habitual y posee las mismas características pero no tiene espermatozoides. No afecta los testículos ni la producción de hormonas, por lo que tampoco afecta la capacidad de erección, ni interfiere en las relaciones sexuales ni su goce.

No es efectiva en forma inmediata por lo que es necesario utilizar preservativos u otros métodos anticonceptivos por lo menos en las primeras 20 eyaculaciones o durante los primeros tres meses posteriores a la cirugía.

¿Cuáles son los requisitos?

Para realizarse esta cirugía es necesario tener 18 años o más y recibir información sobre este y otros métodos anticonceptivos.

Es una decisión personal y no hace falta autorización o entrevista con la pareja. Tampoco es requisito haber tenido hijos/as.