Sinónimos

Espinilla, Granitos, Acné vulgar

¿Qué es el acné?

Es una enfermedad frecuente (no respecta raza, edad, clase social) e inflamatoria crónica de la piel que compromete al folículo pilosebaceo.

Se caracteriza por la aparición de lesiones tipo comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices en regiones seborreicas (grasosas) de la piel mejiilas, mentón, nariz, frente, cuello, nuca,  escote y hombros.

Afecta generalmente a adolescentes (90%) debido  al cambio hormonal que estimula las glándulas sebáceas produciendo grasa.

¿Cómo se produce ?

El acné se produce cuando las glándulas sebáceas, que producen grasa y desembocan en el folículo del pelo, generan más secreción que la que la piel es capaz de eliminar por descamación, de tal forma que se producen tapones de grasa en los folículos (comedones).

Cuando la superficie del tapón se oscurece se denomina espinilla. Al romperse el tapón pueden entrar células muertas de la piel que con la grasa acumulada y las bacterias de la zona forman nódulos infectados llamados pústulas.

Un quiste sebáceo se forma cuando la glándula sebácea obstruida continúa produciendo grasa. En vez de romper la pared del folículo, ese continúa agrandándose y forma una colección dura (conocida como quiste) debajo de la piel. El quiste normalmente no es doloroso a menos que llegue a infectarse.

 Causas y factores de riesgo

La etiología del acné es multifactorial, pero se conocen que influyen factores hereditarios y genéticos implicados en la predisposición a desarrollarlo.

Los factores principales en la producción de acné son:

  • Aumento de producción de sebo e hiperplasia de la glándula sebácea.
  • Descamación anormal de los queratinocitos.
  • Presencia de Propionibacterium acnes.
  • Inflamación.

Otros factores relacionados a la producción del acné:

  • Actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad. Entre las hormonas implicadas se encuentan: testosterona, dihidrotestosterona (DHT), sulfato de dihidroepiandrosterona (DHEAS) y factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-I).
  • Estrés.
  • Algunos medicamentos como corticoides, anticonvulsivantes, anticonceptivos orales, sales de litio
  • La exposición a altos niveles de compuestos de cloro.
  • Cosméticos
  • Trauma mecánico

Existen además algunos mitos o creencias que afirman que determinados componentes de la dieta están implicados en la patogenia del acné, entre ellos, mayonesa, chocolate, manteca y frituras.  Sin embargo cada vez más son los hallazgos científicos que demuestran que esto no es cierto. No obstante estos alimentos son ricos en grasas, lo que favorece el aumento de las secreciones sebáceas, y por tanto podrían empeorar el acné si éste está ya desarrollado. En consecuencia, aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética,

Signos y síntomas

Existen diversas formas clínicas de manifestarse:

  • Acné comedociano: Enrojecimiento de la piel producido por pápulas  y comedones (acúmulos de sebo que dan los característicos puntos negros).
  • Acné pustuloso: Cuando además de las anteriores existen pústulas que son sobreinfecciones de las otras lesiones.
  • Acné quístico: Caracterizado por nódulos quísticos que afectan la hipodermis y dejan cicatriz.
  • Acné conglobata: Afecta toda la superficie corporal
  • Acné neonatal: Producido por el traspaso de las hormonas maternas.

Complicaciones

  • Quistes
  • Abscesos de la piel
  • Cicatrices faciales permanentes
  • Queloides
  • Cambios en la coloración de la piel
  • Daño psicológico de la personalidad, confianza, autoestima.
  • Efectos secundarios del tratamiento (Isotretinoina: daño hepático)

Diagnóstico

Es absolutamente clínico, no requiere de estudios complementarios. Se base en las lesiones de la piel.

Tratamiento    

El objetivo del tratamiento es actuar en todos los factores responsables de la aparición del acné

  • Medidas higiénico-dietéticas: no tocarse las lesiones, lavarse la zona afectada con jabón neutro, exposiciones solares con protección adecuada mejoran el acné (protectores tipo gel o emulsión no crema), retirar correctamente el maquillaje y evitar las comidas ricas en grasas.
  • Tratamiento tópico: clindamicina y eritromicina.
  • Tratamiento sistémico: Antibióticos: Minociclina, Limenciclina, tetraciclina, doxicilina,  eritromicina. Isotretinoína (Roacután): Produce atrofia de la glándula sebácea , es muy eficaz en el tratamiento del acné. Sin embargo presenta severas reacciones adversas a tener en cuenta (toxicidad hepática, sequedad de mucosas, malformaciones embrionarias, debilidad). Tratamiento hormonal: Acetato de ciproterona y etinilestradiol. Corticoides: Indicados cuando existen lesiones nodulares profundas.

Tratamiento complementario

  • Extracción de comedones
  • Electrocoagulación
  • Peeling químico
  • Crioterapia
  • Microdermoabrasión

Prevención

La higiene adecuada puede prevenir los efectos del acné en aquellas personas genéticamente predispuestas para producirlo.

Higiene diaria 

  • Lavar la cara y zonas más propensas a tener acné dos veces al día con jabón neutro o para piel grasa.  El lavado quita la grasa y exceso de células muertas de la piel, pero un lavado excesivo puede irritar la piel.
  • Utilizar un gel o crema de acné adecuado para  secar la grasa.
  • Quitar todo el maquillaje antes de ir a dormir.
  • Después de hacer ejercicio, es importante lavar bien la piel para evitar que el sudor favorezca la aparición de acné.
  • Evitar tocar la piel de la cara.
  • Evitar comprimir las pústulas, ya que esto ocasiona traumatismos mecánicos, que favorece la aparición de cicatrices.
  • Cambiar las toallas y la funda de la almohada a menudo. Esto evitará la acumulación de grasa y suciedad sobre las telas que luego estarán en contacto con el rostro.
  • Utilizar cosméticos, protectores solares y productos para la piel  “no comedogénicos”.

Evitar 

  • Evitar los productos o cosméticos grasos. Los cosméticos basados en agua son los mejores para prevenir la aparición de acné.  Los polvos también son mejores que las cremas ya que irritan menos la piel.
  • Evitar tener el pelo sobre el rostro ya que el pelo en la cara favorece la acumulación de grasas e impurezas en el rostro.

 Otros consejos para prevenir la aparición de acné 

  • En muchos casos, las comidas grasas pueden favorecer la aparición de acné. Deberá intentar observar si después de ingerir determinadas comidas aumenta la cantidad de acné. Si es así, intente evitar esas comidas.
  • Utilizar ropa holgada que no irrite la piel.  Intente no utilizar cascos en la cabeza que puedan irritar la piel.
  • Beber al menos un 2 litros de agua por día. El agua ayuda a limpiar el organismo y a eliminar las impurezas que favorecen la aparición de acné.