La pubertad es el período de desarrollo que sucede a la niñez y en el que se producen los cambios físicos que preparan a los niños y niñas para adquirir la capacidad reproductiva.

Acompañando los cambios físicos del desarrollo, en ambos sexos se producen modificaciones en el comportamiento en pos de la búsqueda de la autonomía y de la identidad sexual. 

Los cambios psicosociales se prolongan más allá de la finalización del proceso de los cambios corporales, en la transición hacia la adultez.