¿Qué es la Gota?

Se trata de una enfermedad que produce inflamación (dolor, enrojecimiento, aumento de tamaño, aumento de la temperatura local) de diferentes articulaciones del cuerpo, debido a la precipitación de una sustancia que se encuentra normalmente en la sangre, el ácido úrico, pero que en este caso supera los valores normales (Valor normal: hasta 7mg/dl).

¿Cuál es la causa?

Puede haber diferentes causas según cada caso. En general se debe a un desequilibro entre la producción de ácido úrico y la eliminación del mismo a través de la orina. El primer caso se produce, por ejemplo, cuando existe una ingesta exagerada de alimentos que contienen dicha sustancia (hígado, riñones), aunque en circunstancias normales el organismo debería ser capaz de aumentar su eliminación. Otras causas mucho menos frecuentes incluyen alteraciones en diferentes proteínas que participan en el metabolismo del ácido úrico. Algunos fármacos como diversos tipos de diuréticos y antiinflamatorios pueden ser la causa de una eliminación reducida de dicha sustancia.

¿Qué signos y síntomas genera la enfermedad?

La Gota suele progresar en el tiempo. Las diferentes etapas incluyen:

- Artritis Gotosa Aguda: inflamación articular, con mucho dolor, principalmente del primer dedo de los pies, aunque también es frecuente la afectación de otros dedos de manos y pies, codo y rodillas. Suele producirse posterior a situaciones de estrés, internaciones o transgresiones dietéticas. Puede acompañarse de febrículas.

-Gota intercrítica: periodo sin signos ni síntomas y de duración variable. Incluso puede que el ataque agudo no se vuelva a repetir nunca.

-Gota Crónica: formación de los denominados “Tofos Gotosos”. Son abultamientos de diferentes tamaños que se pueden observar en las distintas articulaciones, aunque también en la punta de la nariz y lóbulos de las orejas. Pueden drenar un material blanquecino.

¿Qué Complicaciones puede presentar esta enfermedad?

En algunos casos se pueden producir complicaciones en los riñones.

- Cálculos de ácido úrico.

-Acumulación de ácido úrico a nivel renal. Ocurre en algunos tipos de cáncer de rápido crecimiento o tras tratamiento con quimioterápicos.

¿Cómo se diagnostica?

Se puede hacer una aproximación diagnóstica conociendo los signos y síntomas que presenta el paciente, aunque obtenemos la certeza realizando una punción de la articulación afectada y observando el líquido obtenido en el microscopio. También se puede dosar el ácido úrico en sangre, aunque un valor normal no descarta el diagnóstico, sobre todo en una crisis aguda.

¿Cuál es su tratamiento?

La artritis gotosa aguda se trata con fármacos antiinflamatorios. Además se recomienda el reposo de la articulación afectada. En los casos crónicos, se pueden utilizar otros medicamentos que reducen los niveles de ácido úrico en sangre, pero están contraindicados en los eventos agudos.

¿Cómo se previene?

Aquellas personas predispuestas a padecer esta enfermedad deberían restringir la ingesta de alimentos que favorecen el aumento de ácido úrico,  como las vísceras. En algunos casos se pueden utilizar fármacos que disminuyen sus niveles en sangre, pero esto debe ser consultado con su médico de cabecera para valorar riesgos y beneficios de la terapéutica.

ARTICULOS SIMILARES