Definición 

 Ocurrir cuando la presión del líquido intraocular aumenta y lesiona el nervio óptico. Con frecuencia, no hay síntomas al comienzo, pero un examen integral del ojo puede detectarlo.

Las personas con los siguientes factores de riesgo deben someterse a exámenes oculares por lo menos cada dos años:

  • Afroamericanos mayores de 40 años
  • Personas mayores de 60 años, especialmente mexicoamericanos
  • Personas con antecedentes familiares de glaucoma

 Factores de Riesgo 

  • Edad
  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Ascendencia africana o hispana
  • Hipermetropía o miopía
  • Lesión previa en el ojo
  • Córnea central delgada
  • Condiciones que afecten el flujo sanguíneo, diabetes y presión arterial baja

Otros tipos de Glaucoma

Glaucoma congénito: es un tipo raro de glaucoma que se desarrolla en bebés y niños pequeños. Puede ser hereditario y ocurre cuando el sistema de drenaje del ojo no se desarrolla completa o correctamente antes del nacimiento.

Con frecuencia, el glaucoma puede ser causado por otras afecciones o enfermedades oculares. Esta condición se conoce como glaucoma secundario. Por ejemplo, secundario a una patología neoplásica o a esteroides (terapia prolongada).

 Signos y Síntomas 

Sólo la mitad de las personas que tienen glaucoma conocen su diagnóstico. Cuando el glaucoma se desarrolla, por lo general no presenta síntomas tempranos. Es por ello que el glaucoma puede “robarle” su vista de manera gradual.

  • Dolor severo en los ojos o la frente
  • Enrojecimiento del ojo
  • Disminución de la visión o visión borrosa
  • Visión de arco iris o halos
  • Dolor de cabeza
  • Náusea y vómitos

 Diagnóstico 

Uno de los principales problemas, especialmente con el glaucoma de ángulo abierto, es que generalmente no presentan síntomas en las primeras etapas. Es por ello que es importante someterse a exámenes oftalmológicos periódicos:

  • Medición de la presión del ojo (tonometría
  • Inspección del ángulo de drenaje del ojo (gonioscopía)
  • Inspección del nervio óptico (oftalmoscopia)
  • Prueba de visión lateral o periférica (prueba de campo visual)
  • Medición del grosor de la córnea (paquimetría)

 Tratamiento 

El tratamiento de glaucoma depende del tipo específico de glaucoma, su gravedad y respuesta al tratamiento.

  • Medicación: Gotas o colirios medicinales son la forma más común para tratar el glaucoma. Estos medicamentos reducen la presión del ojo de dos maneras:
  1. Disminuyendo la producción de humor acuoso.
  2. Mejorando el flujo a través del ángulo de drenaje.

El colirio debe aplicarse todos los días. Al igual que cualquier otro medicamento, es importante que se apliquen, según lo prescrito por su oftalmólogo.

  • Cirugía: Trabeculoplastia con láser, Iridotomía con láser, Iridectomía periférica, Trabeculectomía y cirugía de derivación acuosa.

 Prevención  

Personas de cualquier edad con síntomas de glaucoma o con factores de riesgo de desarrollar glaucoma tales como pacientes con diabetes, antecedentes familiares de glaucoma o ascendencia africana, deben realizar una consulta oftalmológica. Su oftalmólogo le hará saber con qué frecuencia debe regresar para exámenes de seguimiento.

Adultos sin síntomas o factores de riesgo de desarrollar una enfermedad de los ojos deben someterse a una vista completa de la enfermedad a los 40 años, cuando los primeros signos de la enfermedad y cambios en la visión pueden comenzar a suceder. Basado en los resultados de la evaluación inicial, su oftalmólogo le hará saber con qué frecuencia debe regresar para exámenes de seguimiento.

Adultos mayores de 65 años deben hacerse un examen ocular cada uno o dos años o según lo recomendado por su oftalmólogo.