¿Qué es la Enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson  pertenece a un grupo de trastornos denominados trastornos del movimiento. Es crónica y progresiva, lo que quiere decir, que los síntomas empeoran y se mantienen con el paso del tiempo.

 ¿Cuáles son las causas?

Como sucede con muchos trastornos neurológicos, la causa de la enfermedad de Parkinson es desconocida. Sin embargo, los científicos e investigadores están trabajando para descubrir la(s) posible(s) causa(s), incluyendo los factores genéticos y ambientales de la enfermedad de Parkinson.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser leves al principio. Por ejemplo, el paciente puede tener un temblor leve o una ligera sensación de que una pierna o pie está rígido y se arrastra. Los síntomas pueden afectar uno o ambos lados del cuerpo y pueden abarcar:

- Parpadeo lento

- Estreñimiento

- Dificultad para deglutir

- Babeo

- Alteración del equilibrio y la marcha

- Falta de expresión facial

- Dolores musculares

- Problemas con el movimiento que pueden abarcar:

  • Dificultad para iniciar el movimiento, como comenzar a caminar o pararse de una silla.
  • Dificultad para continuar el movimiento.
  • Movimientos lentos.
  • Movimientos pequeños o finos de la mano (la escritura puede volverse pequeña y difícil de leer; Músculos rígidos o tensos (a menudo comenzando en las piernas)

- Agitación y temblores que generalmente ocurren en las extremidades en momentos de reposo o cuando se extiende el brazo o la pierna. Desaparecen durante el movimiento. Se pueden observar en la cabeza, labios, lengua y pies. Pueden empeorar cuando la persona está cansada, excitada o estresada.

- Frotamiento del pulgar y dedos de la mano (en cuenta moneda)

-Habla más lenta y voz escandida

-Postura encorvada

-Otros síntomas pueden ser: ansiedad, confusión, demencia, depresión, desmayo, alucinaciones y perdida de la memoria.

 ¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba estándar que demuestre de manera concluyente si una persona tiene la enfermedad de Parkinson. Debido a esto, suele ser difícil de diagnosticar. Los especialistas se basan en un examen neurológico y la descripción de los síntomas del paciente para determinar si una persona tiene la enfermedad.

 ¿Cuál es el tratamiento?

No se ha descubierto un tratamiento definitivo, pero si se emplean distintos tratamientos para controlar los síntomas.

Algunos de estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves, entre ellos alucinaciones, náuseas, vómitos, diarrea y delirio, así que el control y seguimiento por parte del médico es importante. Nunca cambie ni deje de tomar ningún medicamento sin hablar antes con su médico.

Finalmente, es posible que síntomas como la postura inclinada, los movimientos rígidos y las dificultades en el habla no respondan muy bien al tratamiento farmacológico.

La cirugía puede ser una opción para algunos pacientes con Enfermedad de Parkinson. Estas cirugías no son curativas, pero pueden ayudar a aliviar los síntomas.

 Cambios en el estilo de vida que pueden ser beneficiosos

- Adecuada nutrición.

- Ejercicio físico.

- Tener períodos regulares de descanso y evitar el estrés.

- Fisioterapia y terapia ocupacional.

- Barandas o pasamanos en el hogar para prevenir caídas.

- Dispositivos de ayuda, tales como utensilios de cocina especiales, sillas de ruedas, elevadores, sillas para baños, caminadores y barras en la pared.

- Trabajadores sociales u otros servicios de asesoría que ayudan a hacer frente a la enfermedad y obtener asistencia adecuada.

- Grupos de apoyo.