Es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Se calcula que un 47% de los adultos han sufrido una cefalea el último año (OMS) y es una importante causa de discapacidad.

Las cefaleas se pueden clasificar en primarias y secundarias.

Existen tres tipos de cefaleas primarias:

  • Cefalea tensional
  • Cefalea en racimos (en cluster)
  • Migraña

Cefalea tensional

Es el tipo más frecuente. Se caracteriza por dolor leve a moderado, con sensación de presión localizada en la frente, a los costados o en la región posterior de la cabeza. En general, la duración del dolor puede ser de 30 minutos a una semana.

Debería consultar a su médico si estos episodios alteran el normal desarrollo de su vida o si tiene necesidad de tomar medicamentos para esto más de dos veces a la semana.

Se desconocen las verdaderas causas que originan este cuadro pero se plantearon las contracciones de la musculatura de la cara, cuello y hombros. Sin embargo se sabe que el estrés es el desencadenante más frecuente.

En general el tratamiento que se lleva a cabo es sintomático utilizando analgésicos comunes o antiinflamatorios.

Cefalea en racimos o en Cluster

Se denomina de esta forma por su característico modo de aparición en determinados períodos de tiempo, conocidos como períodos de racimo, seguido por períodos en que los dolores desaparecen por completo (durante meses y a veces años).

No es un tipo de cefalea frecuente.

La presentación es súbita, sin previo aviso, en general durante la noche, a una o dos horas de haber ido a dormir, incluyendo:

  • Dolor muy intenso en o alrededor de un ojo y puede extenderse a otras áreas de la cara, cabeza, cuello y hombros. Los pacientes lo describen como si el ojo estuviera siendo empujado fuera de la órbita.
  • Inquietud.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Enrojecimiento en el ojo del lado afectado.
  • Secreción acuosa por la nariz.
  • Hinchazón alrededor del ojo afectado.
  • Caída del párpado.

Los períodos en que se dan los ataques pueden durar  de una semana a un año seguido por períodos asintomáticos. Suelen darse a la misma hora y durar de 15 minutos a tres horas y pueden suceder varias veces al día.

Se planteó como causas, alteraciones en el hipotálamo.

Desencadenantes del dolor: Consumo de alcohol, tabaco, determinados medicamentos y ciertos alimentos.

Si bien esta cefalea no representa riesgo para la vida, debería consultar con su médico para lograr un correcto manejo y tratamiento de la sintomatología.

 Migraña

La migraña es una cefalea  muy frecuente que afecta entre el 12 y el 16% de la población mundial. Puede comenzar en la niñez, adolescencia o adultez temprana. Es tres veces más frecuente en mujeres.

Cada episodio puede progresar a través de cuatro etapas: Pródromo, aura, cefalea y etapa de resolución.

*Pródromo: en algunas ocasiones, uno o dos días antes de una migraña puede notar cambios sutiles que indican que se aproxima la cefalea, tales como estreñimiento, depresión, hiperactividad, irritabilidad, rigidez del cuello, abundante cantidad de bostezos.

*Aura: en general ocurre antes del dolor pero puede darse durante el mismo. Consta de alteraciones visuales como destellos de luz, fenómenos visuales, puntos brillantes, pérdida temporaria de la visión  y más raramente debilidad o cosquilleo en extremidades. En general dura de 20 a 60 minutos. La mayoría de las personas experimentan migrañas sin aura.

*Ataque de dolor: Suele durar de cuatro a 72 horas y la frecuencia de los dolores varía de persona a persona. Consiste en dolor en hemicránea (mitad de la cabeza), pero en ocasiones se presenta en toda la cabeza, de característica pulsátil, con intensa sensibilidad a la luz (fotofobia) y a los sonidos (fonofobia), en determinadas ocasiones también se acompaña de náuseas, vómitos, visión borrosa, mareos y hasta desmayos.

*Fase de resolución: Algunos paciente relatan sentirse agotados luego de que el dolor ha cedido.

A menudo las migrañas no se diagnostican y por ende no se tratan. Si usted presenta este tipo de cefalea frecuentemente de modo que altera el normal desarrollo de su vida, debería consultar con su médico. De la misma forma, si usted tiene historia de dolores de cabeza consulte si existen cambios en el patrón del dolor.

La genética y los factores ambientales parecen jugar un papel importante en la génesis de la migraña. Se ha postulado que estarían implicados cambios a nivel del tronco cerebral y sus interacciones con el nervio trigémino, como así también variaciones en la concentración de sustancias químicas cerebrales (neurotransmisores) como la serotonina  y liberación de neuropéptidos.

Existen factores desencadenantes, como las variaciones en los niveles de estrógenos (ciclo menstrual), anticonceptivos, determinados alimentos (quesos añejos, alimentos salados, ayuno), aditivos de alimentos (edulcorantes), alcohol (especialmente el vino), bebidas con alto contenido de cafeína, estrés, estímulos sensoriales (olores fuertes, luces demasiado brillantes), alteraciones en el ciclo sueño-vigilia, esfuerzo físico intenso, fármacos vasodilatadores, entre otros desencadenantes.

Complicaciones

*Migraña crónica (se prolonga por más de 15 días al mes, por tres meses)

*Estado migrañoso (migraña que dura más de tres días)

*Aura persistente sin infarto (aura que persistió luego del cese del dolor. Puede acompañarse de síntomas similares al de un infarto cerebral pero sin que éste ocurra).

*Infarto migrañoso (Migraña que se complicó con infarto cerebral).

El tratamiento puede dirigirse a abortar las crisis, utilizando antiinflamatorios (No use ergotamina o sus derivados) o fármacos denominados triptanes (intervienen en la actividad de la serotonina) o bien, cuando sea necesario, prevenirlas utilizando fármacos betabloqueantes, vasodilatadores, antidepresivos, etc.

Las cefaleas secundarias incluyen los siguientes cuadros:

*Cefalea atribuida a trauma craneal y/o cervical

* Cefalea atribuida a alteraciones vasculares craneales o cervicales

* Cefalea atribuida a un trastorno intracraneal no vascular

* Cefalea atribuida al consumo de una sustancia o a su supresión

* Cefalea atribuida a infección (meningitis, encefalitis)

* Cefalea atribuida a trastorno endocrinos y metabólicos

* Cefalea o dolor facial provocada por trastornos del cráneo, cuello, ojos, oídos, nariz, senos paranasales, dientes, boca u otra estructura facial o craneal

* Cefalea atribuida a un trastorno psiquiátrico.

Consulte a su médico inmediatamente o acuda a la sala de emergencia si usted tiene alguno de los siguientes signos y síntomas, que pueden indicar otros problemas médicos más graves:

  • Brusco dolor de cabeza, súbito, siendo éste el peor que sintió en su vida
  • Dolor de cabeza con fiebre, rigidez en el cuello, confusión mental, convulsiones, visión doble, debilidad, entumecimiento o dificultad para hablar
  • Dolor de cabeza después de un traumatismo
  • Nuevo dolor de cabeza, principalmente si es usted mayor de 50 años.