¿Qué es un esguince de rodilla? 

Un esguince es un movimiento forzado de una articulación, que puede producir una ruptura meniscal o una lesión ligamentaria (distensión o ruptura).

Los ligamentos son  bandas de tejido muy resistentes que conectan un hueso con otro. El ligamento lateral interno se encuentra en la cara interna de la rodilla, y conecta el hueso del muslo (el fémur) con el hueso de la pierna (la tibia). El ligamento lateral externo en cambio se encuentra en la cara externa, y conecta el fémur con otro hueso de la pierna el cuál es el peroné.

Existen distintos grados de esguince, desde pequeñas lesiones en unas pocas fibras del ligamento, hasta una ruptura total donde la articulación puede quedar muy suelta o inestable.

 ¿Cómo ocurre?

Esta lesión ocurre generalmente cuando se recibe un golpe, en la parte externa o interna  de la rodilla, que “abre” la articulación en el lado opuesto. Esto produce la lesión en el  ligamento lateral interno o en el ligamento lateral externo. También puede ser causada por una torsión o giro brusco de la pierna con el pie fijo en el suelo.

 ¿Cuáles son los síntomas? 

Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dolor en la parte interna o externa de la rodilla.
  • Rodilla hinchada y sensible (hemartrosis).
  • Hematoma visible (moreton en la piel).
  • Ruido de algo que se rompe en el momento de la lesión (sensación de “crack o “pop”).
  • Sensación de que la rodilla esta floja (inestabilidad).

 ¿Cómo se diagnostica? 

Su médico le preguntará cómo se lesionó y lo examinará. Le moverá la rodilla con cuidado para ver si la articulación está estable o si el ligamento está distendido o roto. Su médico puede pedirle una radiografía o una resonancia magnética (RMN) de la rodilla.

 ¿Cómo se trata?

El tratamiento inmediato consiste en:

  • Colocar hielo sobre la rodilla por 20 ó 30 minutos cada 3 ó 4 horas.
  • Elevar la rodilla colocando la pierna sobre una almohada (para reducir la inflamación).
  • Tomar antiinflamatorios u otros medicamentos contra el dolor, recetados por su médico.
  • Colocar un inmovilizador o rodillera larga para disminuir el dolor y ayudar a cicatrizar el ligamento.
  • Usar muletas hasta que pueda caminar sin dolor.

En general el ligamento lateral interno tiene gran capacidad de cicatrizar correctamente. Por el contrario, las lesiones del ligamento lateral externo son en general de tratamiento quirúrgico y se asocian frecuentemente a lesiones de otros ligamentos.

 ¿Cuándo puedo volver a mis actividades normales? 

El tiempo de recuperación depende de la severidad del esguince. Un esguince leve puede tardar unos pocos dias en recuperarse, mientras que un esguince severo puede necesitar seis semanas o más de rehabilitación. En general, cuánto más tiempo tarde en iniciar el tratamiento, más tiempo tardará en sanarse.

El objetivo de la rehabilitación es devolverlo a sus actividades normales lo más pronto posible.

Podrá retomar sus actividades normales en forma segura cuando ocurra lo siguiente, en el orden en que aparece en la lista:

  • La rodilla ya no está hinchada ni duele.
  • Puede estirar y doblar la rodilla por completo y sin dolor.
  • Puede caminar, agacharse y ponerse en cuclillas sin dolor.
  • La rodilla y pierna han vuelto a tener la fuerza normal, comparando con la rodilla y pierna sanas.

Si retoma sus actividades antes de tiempo puede agravar su lesión, respete las recomendaciones de su médico.