¿Cómo ocurre?


La laxitud crónica ocurre en algunos casos luego de lesiones ligamentarias del tobillo. A mayor cantidad de esguinces ocurrirá una mayor lesión en los ligamentos, y si su cicatrización no es perfecta, una laxitud progresiva de la articulación. Esto se debe a que con ligamentos laxos (distendidos), el tobillo no posee su soporte natural y puede girar o torcerse con más facilidad.

¿Cuáles son los síntomas?

• Sensación de “flojedad” del tobillo.
• Sensación de que el tobillo se “sale”.
• Inflamación recurrente.
• Dolor.
• Esguinces repetidos.

 ¿Cómo se diagnostica?

El médico le preguntará sobre las lesiones previas que Ud. ha tenido y le examinará el tobillo. El tobillo lesionado estará más suelto, inflamado, o con mayor sensación de dolor que el tobillo sano. Su médico le ordenará radiografías, y posiblemente una resonancia magnética del tobillo para ver la lesión con mayor detalle.

¿Cómo es el tratamiento?


En un principio, un tobillo laxo se trata con ejercicios de rehabilitación. Es muy importante después de una lesión trabajar el rango de movimiento, fuerza, balance y coordinación.

Si el tobillo continúa laxo o inestable, la cirugía puede ayudar al reconstruir los ligamentos dañados. Esto hará al tobillo más estable y le quitará la sensación del tobillo que se sale. Sin este tratamiento quirúrgico, es muy posible que se siga lesionando.

¿Cuándo puedo volver a las actividades normales?


Las personas se recuperan de las lesiones con diferentes tiempos. La vuelta a las actividades normales estará determinada por cuán pronto se recupere el tobillo, y no por los días o semana pasen a partir de la lesión. En general, mientras más tarde se comience el tratamiento, más tardará en sanar la lesión. El objetivo del tratamiento es la vuelta a su vida norma cuanto más pronto y seguro sea posible.
Se podrá volver a la actividad normal cuando:

  • Tenga rango de movimiento completo en el tobillo lesionado.
  • Tenga la misma fuerza en el tobillo lesionado que en el tobillo sano.
  • Pueda caminar derecho sin dolor y sin renguear.


¿Cómo se puede prevenir la laxitud crónica de tobillo?


La forma más importante de prevenir la laxitud crónica de tobillo es realizando un correcto tratamiento del primer esguince. Para muchos deportistas, es importante continuar con la rehabilitación durante un largo tiempo luego de la lesión.