1. Durante el embarazo llevar una alimentación saludable, rica en vegetales, frutas, carnes magras, lácteos, semillas, agua. Evitar consumo excesivo de grasas, frituras, hidratos de carbono, gaseosas y aguas saborizadas, cafeína.
  2. Descansar adecuadamente, al menos 8 horas en la noche y de ser posible también algunas horas de siesta.
  3. Realizar ejercicio físico moderado de tipo aeróbico, sin actividad de impacto, al menos 2 o 3 veces x semana.
  4. Seguir las indicaciones de su obstetra de confianza. El folklore popular y la información inapropiada en torno al embarazo no colabora y genera inquietudes y miedos innecesarios en la embarazada.
  5. Dejen en manos de su obstetra la decisión de la vía de parto. Últimamente lo que en obstetricia es una decisión tomada por el profesional en torno a numerosas variables, termina siendo una opción de la paciente basándose en información desacertada. Confíen en el profesional que hayan elegido para acompañar su embarazo y en sus determinaciones.
  6. Acepten a sus hijos como sean.  No pretendan hacerlos a su manera. Déjenlos ser y crecer a su tiempo.
  7. Confíen en su propio instinto.  Ustedes conocen a sus hijos mejor que nadie. Ignoren los consejos críticos que pueda hacer el entorno si no sienten que son correctos.
  8. Compartan el mayor tiempo posible con sus hijos. Ellos necesitan a su mamá mucho más que a cualquier cosa. Bésenlos mucho. Abrácenlos. Ámenlos.
  9. Sean flexibles con los horarios de sus hijos. Las rutinas son imprescindibles en la educación de los niños y en la organización familiar, pero en ocasiones las circunstancias cambian y es mejor adaptarse y disfrutar el momento.
  10. Aprendan a ser madres día a día. Es un camino maravilloso, lleno de enseñanzas. No existe un manual para esta tarea única y maravillosa. El único motor es el amor. Dejen que ese amor fluya y les muestre el rumbo.